2022 ACTIVIDAD Y RESULTADOS ASISTENCIALES

Resultados del proceso rehabilitador – lesión medular

Resulltats

A continuación, se presentan los resultados de los pacientes con lesión medular que en 2022 finalizaron su proceso neurorrehabilitador en el Institut Guttmann y que son mayores de 16 años. Por otra parte, se aportan datos de pacientes que vienen a las revisiones integrales periódicas.

Durante 2022, finalizaron su proceso neurorrehabilitador 221 pacientes adultos con lesión medular, de los cuales el 58% presentaba una paraplejía y el 42% una tetraplejía y el 73% de las lesiones eran incompletas.

Tipo de Lesión
Paraplejia completa3817%
Paraplejia incompleta9041%
Tetraplejia completa2210%
Tetraplejia incompleta7132%
Total221

La media de edad fue de 51 años y la mayoría son varones (64%). El nivel de estudios más frecuente entre la población atendida son los primarios, seguido de estudios secundarios y superiores. A continuación se detallan los datos demográficos.

Población por género

En el 60% de los casos, el origen de la lesión es de carácter médico frente a un 40% que tiene un origen traumático.

Entre los pacientes dados de alta en 2022, el 4,7% fueron reingresos por complicaciones (previas a los 2 años desde el alta asistencial). Las principales complicaciones atendidas derivadas de la discapacidad han sido de tipo urológico y traumatológico.

Situación psicosocial

En este apartado se recogen los resultados sobre el destino del paciente con Lesión Medular una vez que ha recibido el alta hospitalaria y también con quien convive y su nivel de interrelación con otras personas y su entorno.

Una vez finalizado el proceso rehabilitador, el 89% de los pacientes con Lesión Medular ha regresado a su domicilio habitual o nuevo domicilio, mientras que el 11% ha requerido una alternativa institucional de carácter transitorio o definitivo. Durante los últimos años, este porcentaje se ha mantenido estable con mínimas variaciones (media del 90%).

Si analizamos la situación de convivencia en el ingreso y en el alta, se observan algunas variaciones. Aumentan los casos de personas con Lesión Medular que vuelven a vivir con sus padres u otros familiares cercanos después del alta y se incrementan aquellos que deben ingresar en una institución. Por otro lado, disminuyen los casos de convivencia con la pareja y las personas que viven solas.

También realizamos la valoración sociofamiliar del paciente, que nos ayuda a detectar situaciones de riesgo social ya realizar una intervención adecuada a las necesidades sociales de cada persona. Según datos del 2022, en el 53% de los casos ha mejorado la situación sociofamiliar del paciente al alta, en el 29% se mantiene y en el 18% empeora.

Los resultados se han calculado con el EVSF-IG, que es una adaptación de la Escala de Valoración Sociofamiliar de Gijón. Esta escala nos permite clasificar a los pacientes según 4 categorías (Sin dificultades sociales ≤ 5 puntos; Leves dificultades sociales de 6 a 9 puntos; Importantes dificultades sociales de 10 a 14 puntos y Graves dificultades sociales ≥ 15 puntos).

Calidad de vida

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Calidad de Vida (CdV) es “la percepción que un individuo tiene de su posición en la vida en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, estándares y preocupaciones”.

Es un concepto amplio que incluye la salud física de la persona, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, las creencias personales y su relación con el contexto. Desde el Institut Guttmann, trabajamos de forma transversal y desde la interdisciplinariedad para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Para obtener información sobre la percepción de la CdV de nuestros pacientes, utilizamos el ítem 1 de la escala WHOQOL-BREF, cuestionario de calidad de vida de la OMS. A partir de la pregunta “¿Cómo puntuarías tu calidad de vida?” los sujetos responden utilizando un formato de respuesta tipo Likert de cinco puntos.

Los datos analizados evidencian que después del tratamiento neurorrehabilitador la percepción de la calidad de vida (CdV) mejora en el 47% de los casos.

Comparación de la percepción de la calidad de vida en el ingreso y al alta:

Estos resultados se obtienen a partir del ítem de Calidad de Vida Global de la escala WHOQOL-BREF. Tiene un rango de valores de 1 a 5 en una escala tipo Likert, por lo que cuanto más alta es la puntuación, mayor es la percepción de calidad de vida de la persona.

Por otra parte, uno de los indicadores que puede acondicionar el proceso rehabilitador y sus resultados es la presencia de malestar emocional reactivo. La escala de ansiedad y depresión hospitalaria (HADS) es una escala de autovaloración que se utiliza como instrumento para detectar estados de depresión y ansiedad en el marco del ingreso hospitalario o de las consultas externas. Las subescalas de depresión y ansiedad son también medidas válidas de la severidad de las alteraciones emocionales. Los ítems que componen la subescala de depresión están ampliamente basados en los síntomas centrales de la psicopatología de la depresión y los ítems que forman la subescala de ansiedad están basados en manifestaciones psíquicas de la ansiedad situacional.

A partir de un estudio predictivo realizado con datos del Institut Guttmann, podemos concluir que la presencia de síntomas de depresión en el ingreso influye de forma estadísticamente significativa en la percepción de calidad de vida al alta. De acuerdo con esta premisa, trabajamos intensa y de manera personalizada la atención psicológica de nuestros pacientes incidiendo en la mejora de los síntomas de depresión y de ansiedad.

Media IngresoMedia Alta
Ansiedad5,064,22
Depresión3,613,70

El estado de depresión se mide a partir de la escala HADS, Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria. El cuestionario está formado por 14 ítems divididos en dos subescalas de Ansiedad (HAD-A) y Depresión (HAD-D), cada una de ellas consta de 7 ítems que se valoran en una escala de tipo Likert con puntuaciones de 0 a 3 , correspondiente a la puntuación 0 en la respuesta más favorable y 3 en la respuesta menos favorable. Las puntuaciones de cada subescala oscilan entre 0 y 21. A mayor puntuación mayor riesgo de presencia de sintomatología y malestar emocional.

Mejora de la autonomía funcional

La funcionalidad alcanzada por nuestros pacientes la medimos con la escala internacional Functional Independence Measure (FIM). Los pacientes con lesión medular presentan una mejora de la independencia funcional global de 15,75 puntos al alta en su puntuación total. En cuanto a la mejora de la funcionalidad motora, los pacientes dados de alta en 2022 mejoran de media 15,08 puntos.

La escala FIM mide la capacidad de independencia del paciente para realizar las actividades de la vida diaria (AVDs). El FIM-Total resulta de la suma de las dos áreas (cognitiva y motora) y la puntuación va de 18 a 126 puntos, de modo que cuanto mayor es la puntuación, mejor es el nivel de funcionalidad del paciente.

Por otro lado, también utilizamos el Spinal Cord Injury Measure (SCIM III), la escala de valoración funcional que utiliza el Grupo EMSCI (European Multicenter Study sobre Spinal Cord Injury), asociación que integra los mejores hospitales de rehabilitación europeos. como muestra la siguiente figura, los pacientes del Institut Guttmann experimentan una mejora de su funcionalidad de 14,95 puntos.

La escala SCIM III mide la independencia funcional de forma específica en las lesiones medulares. Tiene un rango de valores de 0 a 100 puntos, por lo que cuanto más alta es la puntuación, más independiente es la persona (0 dependencia completa, 100 independencia total).

Por último, otro indicador relacionado con la mejora de la funcionalidad, es el hecho de que el 41,67% de los pacientes que ingresaron con cánula de traqueotomía durante el año 2022 consiguieron marcharse de alta sin cánula.